Día 18 - Un Corazón Preparado

Tesoros Devocionales - El Poder Espiritual Charles Finney

 

 

Día 18

Un Corazón Preparado

 

“Despiértate, tú que duermes, levántate de entre los muertos, y te alumbrará Cristo.”

 

EFESIOS 5:14

 

No hará ningún bien hablar de poder espiritual mientras su corazón esté en un estado de endurecimiento, con desechos y sin cultivar. El agricultor podría sembrar su grano en la roca, pero no le dará ningún fruto. Por esta razón hay tantos creyentes en la iglesia que no producen fruto y carentes de todo fervor. Miren por ejemplo en la escuela dominical y vea cuanto potencial hay y cuan poco poder y piedad. Si usted continúa de esta manera, la palabra de Dios lo endurecerá más y se pondrá cada vez peor, así como la lluvia y la nieve en un terreno no cultivado lo hacen más duro y lleno de maleza.

Vea cuánta predicación y enseñanza se desperdicia porque la iglesia no labra el terreno de su barbecho. Un predicador puede poner su vida en la predicación y logrará hacer poco bien pues hay muchos oyentes con terrenos llenos de piedras, con barbechos que nunca han sido arados ni cultivados. Hay en ellos suficiente religión rutinaria y mecánica, pero muy poco trabajo de profundidad en sus corazones.

 

¿Se pondrá en marcha ahora en el camino aquí señalado y perseverará hasta estar

completamente despierto?

 

Los creyentes nunca deben estar satisfechos o esperar el poder espiritual por solo despertarse, fanfarronear, hacer ruido y hablar con los pecadores. Tienen que labrar su barbecho, romper el terreno y cultivarlo. Filosóficamente hablando, una práctica religiosa de este tipo no tiene sentido. Si la tierra de su barbero es removida, entonces la forma de sentir las cosas de manera más profunda es salir y ver a los pecadores que van camino al infierno, hablar con ellos y guiar aquellas almas que buscan, y habrá más sentimiento, quizá pueda sentirse emocionado sin lograr este avance espiritual; mostrará cierto celo, pero no será duradero y no logrará atraer a los pecadores, a menos que su corazón sea quebrantado. La razón es que si no lo es, hará el trabajo mecánicamente sin haber arado y cultivado el terreno de su corazón.

 

¿Se pondrá en marcha ahora en el camino aquí señalado y perseverará hasta estar completamente despierto? Si fracasa en este punto, sino prepara su corazón, no puede avanzar con el Espíritu Santo. Todo lo que se diga demás sólo endurecerá más su corazón y hará peor su condición.

 

Padre Santo, asusta pensar que cuando nuestros corazones están sin quebrantar, aún tu

palabra aumentara su dureza si rehusamos oírla. Espíritu Santo, despierta mi corazón en

cada sentido y dale a mi alma el soplo de tu vida. Obra profundamente en mi corazón. Amén.