Capítulo 1 - Cómo Empezar Un Avivamiento

El Avivamiento - Charles G. Finney

 

 

EL AVIVAMIENTO

 

Por

Charles G. Finney

 

Capítulo 1

 

COMO EMPEZAR UN AVIVAMIENTO

¿Qué es un avivamiento?

 

Un avivamiento no es nada más que un nuevo comienzo de obediencia a Dios. Como en el caso de la conversión de los pecadores, el primer paso es un arrepentimiento profundo, que parta el corazón, y nos postre en el polvo delante de Dios, con verdadera humildad, y un abandono del pecado.

 

Un individuo que una vez a una fábrica para ver la maquinaria de la misma. (Este individuo era el mismo señor Finney.) Su expresión era solemne, puesto que acababa de estar en un lugar en que había habido un avivamiento. El personal que trabajaba en la fábrica le conocía de vista, y sabía quién era. Una muchacha que estaba trabajando le vio e hizo un comentario tonto a su compañera, riéndose. El visitante se paró y la miró con un sentimiento de pena. La chica se quedó sorprendida; el hilo en la máquina se rompió y, cuando ella trató de anudarlo, no pudo por lo nerviosa que estaba. Miró por la ventana para sosegarse y volvió a empezar; una y otra vez trató de recobrar la con postura. Al fin se sentó, vencida por sus propios sentimientos. El visitante entonces se le acercó y le habló; ella manifestó pronto un profundo sentimiento de pecado. Este sentimiento se esparció por toda la fábrica como fuego y antes de pocas horas todas las personas empleadas allí se hallaban bajo la convicción de pecado: tanto fue así que el dueño, aunque no era cristiano, se quedó asombrado, y mandó que pararan las máquinas y se celebrara una reunión de oración; porque, dijo, es de mucha más importancia que toda esta gente se convierta que seguir trabajan do. Y en pocos días, el propietario y casi todos los que trabajaban en el establecimiento (unos 3.000) habían profesado haberse convertido. La mirada de este individuo, la expresión solemne de su rostro, sus sentimientos compasivos, reprendieron la ligereza de esta muchacha y la traje ron bajo la convicción de pecado; y probablemente en gran parte todo este gran avivamiento resultó de este pequeño incidente.