PROCLAMA Y ANUNCIA LO QUE VIENE.

 

En estos días tal parece que la censura está en aumento en todos sus ámbitos. Actualmente el mundo se ha conmocionado porque a muchas personas y políticos se les ha censurado en las redes y una multitud ha salido en su defensa. Argumentan que sin importar lo que expresen o la forma en lo digan tienen derecho a manifestar sus ideas.

Pero esto no es nuevo, la censura y la mayor persecución la ha sufrido la iglesia de Cristo durante todos los tiempos. Ya desde los días en que Jesús estuvo en la tierra los poderosos y la elite de su tiempo intentaron hacerlo callar. Le pusieron trampas y lo acusaron falsamente atacando su mensaje, al grado que les molestaba que aun sus discípulos glorificaran a Dios.

La palabra dice: "Cuando ya se acercaba, junto a la bajada del monte de los Olivos, toda la multitud de los discípulos, regocijándose, comenzó a alabar a Dios a gran voz por todas las maravillas que habían visto, diciendo: «¡Bendito el Rey que viene en el nombre del Señor!¡Paz en el cielo y gloria en las alturas!». Entonces algunos de los fariseos de entre la multitud le dijeron: «Maestro, reprende a Tus discípulos». Pero Él respondió: «Les digo que, si estos se callan, las piedras clamarán».  San Lucas.19:37-40

Más adelante al apóstol Pedro y Juan, el concilio los amenazó y les prohibió proclamar a Jesús, y hacer señales en su nombre.  Las escrituras dicen; “Sin embargo, para que no se divulgue más entre el pueblo, amenacémosles para que no hablen de aquí en adelante a hombre alguno en este nombre. Y llamándolos, les intimaron que en ninguna manera hablasen ni enseñasen en el nombre de Jesús.

Mas Pedro y Juan respondieron diciéndoles: Juzgad si es justo delante de Dios obedecer a vosotros antes que a Dios; porque no podemos dejar de decir lo que hemos visto y oído. (Hechos.4:17-20)

Y así, desde la iglesia primitiva hasta nuestros días han tratado de silenciar a la iglesia y censurar la predicación del evangelio y a sus predicadores.

En la actualidad estamos viendo que la censura está llegando a las redes sociales, y no dudo que pronto todo lo que tenga que ver con lo religioso haya de pasar por filtros para ser autorizada o denegada su publicación. Pero nos olvidamos que hnos. en Cristo ya están siendo censurados y perseguidos en diferentes países del mundo, y que a medida que transcurra el tiempo más países se irán sumando a la censura, a la persecución y prohibición del evangelio.

Amados: Esto nos da la pauta para aprovechar el tiempo y anunciar el evangelio con responsabilidad. Proclamando el evangelio de vida, de forma sustanciosa con mensajes claros y precisos, con la palabra de esperanza, de fortaleza y salvación en Cristo. Dejemos de lado las calumnias, las ofensas y descalificaciones ministeriales que para nada edifican el reino de Dios.

Nuestro padre celestial conocedor de los tiempos desde los días del profeta Isaías nos habló sobre esta última generación y dijo:

 “¿Y quién proclamará lo venidero, lo declarará, y lo pondrá en orden delante de mí, como hago yo desde que establecí el pueblo antiguo? Anúncienles lo que viene, y lo que está por venir. No temáis, ni os amedrentéis; ¿no te lo hice oír desde la antigüedad, y te lo dije? Luego vosotros sois mis testigos. No hay Dios sino yo. No hay Fuerte; no conozco ninguno”. (Isaias.44:7-8)

Y así es; somos testimonio viviente del poder de Cristo y él nos dice: Anúncienles lo que viene, y lo que está por venir.

Amados Proclamemos y anunciemos lo que viene de acuerdo a las escrituras. Cuando Jesús dijo: Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones…” (San Mateo.24:14), aquí; Jesús estaba mirando a su iglesia hacerlo. Te veía a ti y a mí proclamando su evangelio y formando parte de este cumplimiento de su palabra.

 

Daniel Vinalay